Friday, May 11, 2007

Simbolos, colores, nombres= Nomenclatura

Desde la antigüedad, se han relacionado a los elementos químicos con diversos tipos de nombres o símbolos, en el intento por identificar a los elementos quizás algunas clasificaciones no eran las mejores, pero finalmente y después de mucho estudio, se logró conseguir una clasificación ideal. Vale la pena recordar como eran los conceptos antiguos del lenguaje de la química, que incluye símbolos y ecuaciones, así como nombres de elementos y compuestos.
En la antigüedad. Se relacionaba a los metales conocidos con los cuerpos celestes mediante el color, por ejemplo el oro se relacionaba con el amarillo de la corona solar, la plata blanca con la Luna, y el hierro (el óxido, realmente) con el rojo de Marte. De éstos, sólo el mercurio conserva la nomenclatura originaria.
En 1783 Guyton de Morveau, Lavoisier, Berthollet y Fourcroy publican”El Método de
Nomenclatura Química”. Ellos toman como base los nombres de las que para ese entonces se consideraban 30 “sustancias simples”. Allí, sustancias familiares como el cobre y el azufre conservan sus nombres antiguos, y a las descubiertas en esa época se les asignó una nomenclatura acorde con sus propiedades características.
El oxígeno recibe su nombre por ser generador de ácidos, pues pensaban que estos últimos siempre contenían dicho elemento; hidrógeno, por generador de agua, mientras que al nitrógeno lo denominaban ázoe que significa “no apto para la vida animal”.
En 1808 Dalton, al proponer su teoría atómica, sintió la necesidad de asociar cada elemento con un símbolo que representara al átomo correspondiente.
En 1818. El químico sueco Jöns Jacob Berzelius publica, en Estocolmo, una obra que propuso la notación que aún hoy se utiliza, al sustituir los círculos y puntos de los símbolos de Dalton por letras, tomando como base la inicial o las dos primeras letras del nombre del elemento escrito en latín.
1976. La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) propuso una nomenclatura sistemática para evitar los diversos nombres que sugerían los científicos creadores de los elementos artificiales transférmicos (Z > 100). De esta forma, por ejemplo, el elemento de número atómico 104 se llamaría “Unnilquadio” (un = 1; nil = 0, quad = 4 y la terminación –io por ser un metal).
1996. La IUPAC aprobó utilizar los nombres que los creadores de los elementos propusieran. Así, al elemento 104 se le conoce como rutherfordio (Rf) en honor a
Rutherford; el 105 dubnio (Db) por los laboratorios de Dubna donde se han obtenido varios de estos elementos; el 106 lleva el nombre de seaborgio (Sg) por Seaborg, creador de elementos artificiales; el 107 se llama bohrio (Bh) para recordar a Neils
Bohr, uno de los artífices de la teoría atómica moderna; el 108 hassio (Hs) por
Hessen, denominación latina de la región de Alemania donde está el acelerador en
el que han creado los elementos más pesados y, finalmente, el 109 meitnerio (Mt)
en honor de Lise Meitner, coautora del descubrimiento de la fisión nuclear.

No comments: